Poemas de Rubén Darío

En esta sección encontrarás los mejores poemas de Rubén Darío, el gran autor nicaragüense, considerado como uno de los iniciadores y máximos exponentes del Modernismo hispanoamericano. Es por esto que se le considera “el príncipe de las letras castellanas”. Al final podrás leer su biografía, así como algunas de sus mejores frases.

Poemas de Rubén Darío en imagen

Haz clic en las fotos para ampliarlas. ¡No olvides compartir!

Versos de Rubén Darío con frases

Nicaragua (Rubén Darío)

El cisne (Rubén Darío)

Biografía de Rubén Darío

Rubén Darío, nace el 18 de enero de 1867 en Metapa, Matagalpa, ciudad que para los momentos actuales es conocida como Ciudad Darío, ubicada en Nicaragua. Es criado por sus tíos abuelos en León, puesto que sus padres Manuel Darío y Josefa Sarmiento se separaron cuando Rubén Darío era aún muy pequeño.

A la corta edad de 14 años, Rubén Darío ya era considerado un niño inteligente, muy creativo y educado. En su adolescencia, ya el joven nicaragüense declamaba poesía y se inspiraba leyendo a los mejores poetas de Francia.

Con tan solo 15 años, Rubén Darío escribió su primer poemario llamado Epístolas y Poemas y a esta edad ya conservaba un empleo en la Biblioteca Nacional.

Vida de Rubén Darío

Félix Rubén García Sarmiento, es el nombre de pila de este poeta y escritor nicaragüense; sin embargo, desde joven optó por tomar el apellido antiguo de la familia, de aquí su seudónimo Rubén Darío.

Fue educado por jesuitas, por lo que su formación educacional fue impecable, empezando desde casa, donde su tía abuela le fomentó el amor por la lectura, enseñándolo a leer.

A la edad de 3 años, Rubén Darío, ya podía disfrutar de la lectura, devorando entre las primeras, ejemplares como La Biblia, o el libro de las Mil y Una Noche, lecturas que sin duda inspiraron a Darío y contribuyeron a la formación de la imaginación de este autor y a su proceso creativo.

A pesar de haber sido educado por jesuitas, Rubén Darío daba a demostrar en sus poemas el rechazo a la iglesia católica, por lo que en uno de sus poemas titulado El Jesuita y escrito en 1881, lo da a entender de esta manera.

En 1883, Rubén Darío mantiene un romance con Rosario Murillo. No obstante, 10 años después contrae matrimonio con Rafaela Contreras, con quien tiene su primer hijo, a quien llama Rubén Darío Contreras y ese mismo año fallece Rafaela Contreras. Sin embargo, el poeta nuevamente se casa el mismo año, esta vez con su amor de la adolescencia, Rosario Murillo.

Su vida estuvo plagada de vicios y excesos; la estabilidad no era algo que caracterizara la rutina de Rubén Darío. De esta forma, mantuvo en Madrid una relación a la par con Francisca Sánchez del Pozo, con quien llegó a tener 4 hijos, de los cuales solo uno sobrevivió.

En el año 1887, Rubén Darío, publica Abrojos, canto épico a las glorias de Chile y dos años después en 1889 el autor nicaragüense publica, en Valparaíso, Chile, su obra Azul; este libro es un ícono del modernismo y se convierte en una de las obras emblemáticas del poeta.

Durante esa época tiene una participación colaborando con el Diario La Nación, para luego partir a El Salvador y fundar La Unión.

Mientras está en América del Sur, Rubén Darío publica las obras llamadas Prosas profanas, El Hombre de Oro y Los Raros. La primera de este trío de libros, fue una de sus más reconocidas obras, puesto que tocaba temas del modernismo con aires exóticos y sensuales, sin olvidar mencionar la referencia a la mitología griega y latina. Una obra representativa del movimiento moderno y sobre todo, con características marcadas del simbolismo.

Finalizando 1899 y para 1905, Rubén Darío parte a España y a Italia viajando como corresponsal del Diario la Nación. En 1908, es declarado embajador de Nicaragua en Madrid, España, y durante ese año publica Canto a la Argentina.

Para 1911, durante su estadía en Mallorca, escribe la novela el Oro de Mallorca; además de tener la oportunidad de dirigir la revista Magazine.

Su desenlace

La vida del escritor y poeta nicaragüense Rubén Darío, se vio afectada por una gran inestabilidad sentimental y un abuso de excesos con el alcohol, que más temprano que tarde lo llevaron a padecer y acabaron con su vida.

Ya para 1915, su salud se ve seriamente afectada y en España se publica la autobiografía del autor, que es titulada como La vida de Rubén Darío. El autor regresa a León en Nicaragua y debido a sus problemas de salud, ocasionados por el alcoholismo, fallece el 6 de febrero de 1916.

Aunque Rubén Darío muere a la edad de 49 años, logra alcanzar un nivel de popularidad significativo, siendo de esta manera uno de los poetas más importantes, representante del modernismo y la lengua española.

Media 4.5 de 48 votos.

Comentarios

  1. Mauricio Quevedo

    Buenísimo.
    Rubén Darío, Rubén Martínez y José Martí son poetas del alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *