Poemas de Gustavo Adolfo Bécquer

Aquí encontrarás las mejores rimas de este conocido poeta español del Romanticismo. Esperamos que los mejores poemas de Gustavo Adolfo Bécquer sean de tu agrado, como lo son para la mayoría de amantes de la poesía romántica. También podrás encontrar algunas de sus frases célebres y una pequeña biografía sobre su vida y obra.

Poemas de Gustavo Adolfo Bécquer en imagen

Haz clic en las fotos para ampliarlas. ¡No olvides compartir!

Versos de Gustavo Adolfo Bécquer con frases

Rima IV (Gustavo Adolfo Bécquer)

Amor eterno (Gustavo Adolfo Bécquer)

Biografía de Gustavo Adolfo Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer nace en Sevilla un 17 de febrero del 1836. Durante su vida fue reconocido como un poeta y narrador que representó el movimiento del romanticismo. Su padre fue José Domínguez Insausti, un pintor de renombre que usaba como apellido artístico Bécquer. Este muere cuando Gustavo cumple los 5 años de edad en 1841. El hermano fue un pintor y fue quien realizó el retrato más conocido de Gustavo Adolfo.

Ingresa en el año 1846 a un internado en San Telmo, Sevilla. Allí comenzó a estudiar náutica. Allí conoció a Narciso Campillo, con quién tuvo una fuerte amistad que los llevó a escribir una novela y componer un drama.

Sus inicios en la poesía

Un año después de que ingresa en el orfanato e inicia sus estudios, se ve obligado a abandonarlos ya que el mismo cierra sus puertas por lo que se va con su madrina e inicia estudios de pintura y latín. Manuela Monahay era el nombre de su madrina y fue gracias a ella y su gran biblioteca dedicada a la poesía que Gustavo comienza a interesarse en la materia.

En 1854, partió a Madrid para hacer carrera literaria, sin embargo, no tuvo mucho éxito. Aunque colaboró en varias publicaciones periodísticas como la revista “España Artística”, su estadía no fue grata debido a los problemas económicos y de salud que se le presentaron. Trabajó para la Dirección de Bienes Nacionales, luego consiguió empleo en “El Contemporáneo” como escritor y entonces escribió gran parte de sus leyendas y las “Cartas desde mi celda”. En 1857, se le diagnosticó tuberculosis y nunca más recobró su salud por completo.

Obras más destacadas del autor en orden cronológico

A continuación, un breve sumario de las obras más importantes de Gustavo Adolfo Bécquer:

  • En 1857- Historia de los templos de España y Las rimas (Una de las más famosas y la primera que publicó)
  • 1858- La vuelta del combate y La Cruz del diablo.
  • En 1860 y 1861 publicó las “Cartas literarias a una mujer”. Así mismo, en el 61’ publicó Los Ojos verdes.
  • 1864 vio como publicó las “cartas desde mi celda”.
  • 1868 fue el año en el que publicó el Libro de los Gorriones.
  • Obras completas fue publicada en 1871, un resumen de sus obras principales.

Entre la poesía y la enfermedad

En el año 1861, un período de mucha productividad para Bécquer, se casa con Casta Esteban, hija de un doctor. Además, con ella tuvo la oportunidad de procrear tres hijos. Sin embargo, no eran felices juntos por lo que muy pronto comenzaron a tener muchos conflictos que llevaron a Bécquer a refugiarse en su trabajo o en su hermano Valeriano, con el que se escapaba algunas veces a Toledo para pintar y distraerse de sus problemas maritales.

Sin embargo, desde que se casa hasta el año 1865 aproximadamente, es considerado el período donde el poeta tuvo mayor éxito y auge en sus trabajos, pudo escribir numerosas crónicas, leyendas y cartas donde exponía de manera magistral sus interesantes teorías sobre el amor y la poesía.

La salud seguiría siendo un problema para el, el resto de su vida y en el año 1863, sufre una recaída por lo que se traslada con su hermano al Monasterio de Veruela (Zaragoza) en búsqueda de motivos y un nuevo ambiente donde recuperarse. Allí se inspira para escribir las Cartas desde mi celda, considerado uno de los mejores trabajos del autor, obra que a día de hoy sigue siendo leída en muchos países.

Ya más estable, en el año 1866 mejora su situación y consigue recibir el cargo de censor oficial de novelas, lo que le da una mayor estabilidad económica. Sin embargo, dos años después su esposa lo abandona y pierde su trabajo, por lo que recae nuevamente para que, en 1870, un 22 de diciembre específicamente, falleciera producto de su enfermedad, la tuberculosis, que se agravó porque su hermano y último apoyo moría en septiembre de ese mismo año. Solo 34 años pudo disfrutar este poeta en vida y su legado sigue vivo hoy más que nunca pues luego de su muerte han aparecido numerosas obras inéditas de él.

Media 4.3 de 90 votos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *