Poemas de Rafael Alberti

Alberti fue uno de los componentes de la llamada Generación del 27 y se considera uno de los más importantes poetas de la Edad de Plata de la literatura hispana. En esta página podrás encontrar algunos de los mejores poemas de Rafael Alberti, así como algunas de sus mejores frases y su biografía. ¡Espero que te gusten!

Poemas de Rafael Alberti en imagen

Haz clic en las fotos para ampliarlas. ¡No olvides compartir!

Versos de Rafael Alberti con frases

Se equivocó la paloma (Rafael Alberti)

El Bosco (Rafael Alberti)

Biografía de Rafael Alberti

Rafael Alberti Merello, nació en España el 16 de diciembre de 1902. Fue un poeta que formó parte de la famosa Generación del 27. Falleció el 28 de octubre del año 1999 en la misma ciudad donde nació y creció; Puerto de Santa María. Estudió en el Colegio Jesuita de la misma ciudad hasta los 15 años, cuando abandonó los estudios para ser un pintor a tiempo completo, así que se muda a Madrid para comenzar a desarrollarse en este arte que influyó de manera significativa en gran parte de sus aportes al mundo.

Alberti y su poesía como arma

Si algo destacó de Rafael Alberti es que en un momento de su carrera, re aprovechó de su talento y utilizó la poesía como un arma política de gran impacto, aumentando así la intensidad de sus mensajes. Siendo cada vez más irónico y agresivo en sus escritos. Crea los poemas burlescos “yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos” la cual escribió en 1929, y “Sermones y moradas”, escrita de los años 1929 a 1930. También se dedicó a la elegía cívica, escribiendo “Con los zapatos puestos tengo que morir “en 1930. En el año 1931 aborda el teatro, amasando un gran éxito con “El hombre deshabitado” y “El adefesio”. Escribe “Consignas” en 1933 y “Un fantasma recorre Europa”. En 1935, “13 bandas y 48 estrellas”.

Luego de culmina la guerra civil española en 1939, decide mudarse a la república argentina, años después decide irse a Roma. En este tiempo no deja de publicar, y nace su obra “a la pintura: poema del color y la línea” además de que se encarga de recopilar por el mismo en solo un volumen toda su obra desde los inicios. Es en este punto donde se comienza a notar que Rafael extraña su patria, por lo que en 1977 decide regresar a España.

Su regreso no fue en vano, pues al llegar es elegido como diputado del Partido Comunista de España, herramienta que le sirve para recorrer su nación nuevamente con la ayuda de recitales, mostrando su labor literaria y ofreciendo poesía a todo el pueblo español. Gracias a esto, fue galardonado en 1983 con el Premio Cervantes, uno de los reconocimientos más importantes de la literatura hispana.

Rafael Alberti y sus amigos poetas

Juan Ramón Jiménez ha catalogado la poesía de este autor como “poesía popular, pero sin acarreo fácil, personalísima, de tradición española, pero sin retorno innecesario, nueva, fresca y acabada a la vez, rendida, ágil, graciosa, parpadeante: andalucísima”.

Esta es apenas una opinión de muchas opiniones positivas al trabajo de Alberti, quién perteneció al grupo de poetas del siglo XX más brillante de la historia. Es por eso que en 1925, es galardonado con el Premio Nacional de Poesía, gracias a su obra Marinero en tierra, paso fundamental para consagrarse como uno de los máximos exponentes del género literario en su país.

Alberti estuvo influenciado por grandes exponentes de la literatura, como lo eran: Lope, Antonio Machado o Gil Vicente, por mencionar algunos, esta influencia fue clave para el autor puesto que de allí nació su inspiración para muchas de sus obras más destacadas y que dio pie a una carrera impresionante tanto en el ámbito artístico como en el ámbito político de España.

Sin embargo, no todo fue color de rosas para el poeta, pues los años venideros no fueron tan positivos, sufrió una fuerte depresión a causa de un complicado problema de salud, aunado también a problemas económicos que terminaron por quebrarlo a nivel espiritual. Todo este conflicto interno lo reflejó en su obra: “Sobre los ángeles”, donde demuestra que tocó un fondo en su vida que espera no volver a experimentar. Una obra profundamente superrealista que marca un profundo cambio, desde “Cal y canto”, escrita en 1925-26, donde se dejaba ver el tinte humorístico de Alberti.

Ese fue solo un bache en la vida de Alberti, que siempre será recordado por la calidad de sus obras y su talento incomparable, además de su influencia en la educación y cultura española, gracias a la cercanía de sus libros con la población en el momento, quienes lo convirtieron en uno de los escritores más famosos de la nación.

Media 4.4 de 41 votos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *