Frases de buenos días para tu amor

Rafael Enrique Cárdenas
Rafael Enrique Cárdenas

Iniciar el día con una bella frase nos garantiza una jornada llena de buena energía y motivación. Aquí encontrarás las mejores frases de buenos días para tu amor.

Puedes decírselas personalmente o enviárselas a su móvil, o también puedes dejársela como un detalle para sorprenderla cuando despierte.

Frases bonitas para dar los buenos días

Sólo cuando abres los ojos y despiertas el día comienza y se ilumina para mí.

Te doy los buenos días con un corazón que se desveló pensándote. Ahora sólo deseo que llegue la noche.

Somos el día que apenas inicia y los años que llevamos mirando el amanecer. Somos la vida que juntos nos merecemos.

Verte dormir por la mañana es la certeza de que el día sólo comienza cuando estás junto a mí. Buenos días, amor.

Por la noche reímos o lloramos. Tal vez sólo dormimos. Pero esta mañana supe que esas tres cosas me mantienen vivo.

Darte los buenos días es agradecer que tus ojos se abran al mundo una vez más. Y una vez más estoy contigo.

Hoy amanecí sin ti. Te busqué en los rincones de la cama. Respiré el aire de tu ausencia. Aunque no estés junto a mí en este momento, espero que tengas un buen y maravilloso día.

La mejor hora del día es cuando amanece y veo tus pies casi ocultos entre las sábanas. Entonces te beso, te doy los buenos días, e inmediatamente después tus pies vuelven a esconderse.

No dormí pensando en cómo despertarías hoy. Sólo veo tu cabello despeinado, tus ojos ausentes, tu respiración tranquila, y entonces digo: mi día se define en esas tres cosas.

Nos iremos al trabajo. Estaremos lejos. Tal vez llueva o arrecie el verano. Pero estoy seguro que las horas nos encontrarán de nuevo en la misma cama donde nos soñamos.

Buenos días, amor. Hoy te ves más hermosa que ayer. Mañana probablemente también. Y pasado mañana. Y los años. De esta forma el infinito tiene tu nombre.

Cuando salgo de casa y me despides desde la ventana, tu imagen impregna mis pasos. Entonces me acompaña. No estaré solo. Estarás aquí adentro hasta el atardecer.

Más que desearte un buen día, te deseo que al menos mires un par de veces el cielo, pienses en las estrellas, silbes una canción y me envíes tus más sagradas bendiciones.

Frases para desear un buen día

Un buen día es aquel cuyo último destino me lleve siempre a ti. Mi deseo, además de que vivas intensamente, es que también tengas un buen día.

Hace frío. El sol no ha salido. Somos dos pájaros que cantan por la mañana, y seguirán cantando hasta el anochecer. Buen día, amor mío.

Para qué desearte los buenos días si ya los días son buenos cuando aún en la distancia tú me reconfortas. De todos modos: ¡Feliz día, amor!

Te quedas, me voy. Me quedo, te vas. Ambas cosas dan lo mismo: estaremos juntos en pensamiento hasta que atardezca. Buen día.

Sobre la mesa te dejé una flor, café caliente, huevos revueltos con tocino, una manzana, y mis mejores deseos para que tengas un bonito día.

Amor, buen día. Tuve que irme. Gracias una vez más por existir y darle un poco más de belleza a este mundo. Te veo en el horizonte.

Estar acompañado consiste en sentir que un nuevo día es la confirmación de que aún no me has abandonado. Esto es tener el mejor día para ambos.

Deseo que tu día este inmensamente colmado de bendiciones, buenas noticias, chocolate, menos tráfico, un café de vez en cuando, y nuestros mejores recuerdos.

Desearte un bello día es decirle al mundo que te haga sonreír hoy, mañana y siempre. Sonríe todo lo que puedas. Y llámame.

Si en este momento te asomas por la ventana, verás mi rastro entre las calles. No pude despedirme, pero te dejé un beso en el café. Buen día.

Te deseo un extraordinario día. Recuerda caminar por la hojarasca, escuchar tu mejor canción y mirar el cielo de vez en cuando. Te amo.

Mensajes de buenos días

Si quieres ampliar aun más tu repertorio de frases, puedes ver más en esta web: siempre viene bien dar un vistazo a más opciones antes de decidir un mensaje para dedicar. ¿No crees?

Buenos días para la persona más valiente, alegre, audaz, responsable e interesante del mundo. Te veo tan pronto como pueda.

Dos cosas voy a decirte. En primer lugar: espero que tengas un bello día. En segundo lugar: gracias por hacerme reír hasta más no poder esta mañana.

Buenos días. Información importante: nada de lo que hagas hoy puede ser más importante que tu tranquilidad y bienestar. Recibe mi más profundo abrazo.

Este mensaje se autodestruirá en 5 segundos: buenos días, amor. Espero que la vida sepa cómo tratarte hoy. De lo contrario, avísame e iré a rescatarte.

Cuando nos separamos esta mañana olvidé decirte los buenos días. Pero es que dormías tan hermosamente, que por un instante pensé que, si te despertaba, los pájaros dejarían de cantar.

Te envío esta foto de buenos días a tu móvil: es una flor que se te parece. Siempre he creído que cuando sonríes un jardín explota de colores en algún lugar del mundo.

A veces te pienso tanto que me resulta difícil concentrarme en otras cosas. Soy tu adicto definitivamente. Necesito una dosis de ti. ¡Buen día!

Buen día, amor. Hoy amanezco nuevamente con la esperanza de todo lo que haga hoy allá afuera será nuestra propia lucha para continuar amándonos.

Tu cabello despeinado al amanecer y esos ojos adormilados, son la certeza de que el amor se empecina en hacernos ver tal cual como somos. Buen día.

Hoy no te he dado los buenos días. Castígame. Puedes comenzar por torturarme a besos y terminar amándome como sólo tú sabes hacerlo.

Cuando despiertes busca la ventana. El sol está radiante. Ese es mi primer regalo. Luego mírate en el espejo y verás un ser sobrenaturalmente hermoso. Ese es mi segundo regalo. Buen día.

Buenos días, mi vida, mi corazón, mi princesa hermosa

Buenos días, mi vida. Te dejé en la hielera un bocadillo de mí. Muérdelo poco a poco. Recuerda tu dieta.

Mi corazón, buenos días. Hoy tienes la misma responsabilidad de ayer: cuidar de ti. Así que abrázate de vez en cuando con ternura.

Mi princesa hermosa, te deseo un hermoso día lleno de éxitos y, sobre todo: de buen humor. Recuerda que de tu sonrisa depende la conservación del medio ambiente y la inmortalidad de los osos panda.

Buenos días, mi vida, mi corazón, mi princesa hermosa, mi alfa y omega, mi sueño, mi pastel de cumpleaños, mi pavo de la pascua, mi canción favorita, mi amiga, mi compañera de ruta.

Mi vida, deseo para ti un mejor día en comparación con el de ayer. Hoy serás más fuerte y capaz. Confío en tu sabiduría. Recuerda contar hasta diez. Si no funciona, rompe el cristal.

Mi princesa hermosa: cierra los ojos y recuérdame. Piensa que yo estaré haciendo lo mismo. Cuando las abras allí estaré, tomándote de la mano. Buen día.

Buenos días, mi corazón. He apagado todas las luces antes de salir. Es que brillas como un sol cuando duermes y tienes la luz de mil estrellas cuando despiertas. Gracias por hacerme ahorrar un poco de electricidad.

Frases románticas de buenos días para tu amor

Cada vez que despierto y te encuentro junto a mí, en algún lugar del mundo alguien lee un bello poema y dedica una hermosa canción. Buenos días, amor mío.

Pasé la noche contando ovejas. En realidad, creo que llegué al millón. Pero lo hice con los ojos abiertos sólo para mirarte dormir. Buenos días, amor.

Hoy es un nuevo día. Despierta, amor, que muero por escuchar tu voz y contarte, por ejemplo, lo mucho que me gustan tus besos.

¿Y si nos escapamos hoy? ¿Y si de pronto no nos importa otra cosa que trenzarnos a horcajadas y quedarnos quitecitos sobre el sillón? ¿Y si hacemos huevos fritos y tostadas con queso crema? ¿Y si nos damos los buenos días de esa manera y dejamos que el mundo se haga pedazos?

La rutina mata los buenos días. Pero esa es la rutina. Yo no. Soy un payaso y piloto de aeroplano. Soy tu bufón y una tarta de limón. Soy la sorpresa que viene todos los días en la cajita de cereal. Así que buenos días. Continuemos divirtiéndonos.

Quisiera darle los buenos días a quien tiene la amabilidad incansable de hacerme feliz todos los días y a cada hora. Eres el dulce que siempre buscarán mis labios.

Amor, buen día. Si no encuentras tu corazón te informo que me lo llevé hoy conmigo al trabajo. Almorzaré con él. Tal vez lo baile en la noche. Así que no lo esperes.

El mejor idioma para desearte los buenos días es nuestra mirada en las mañanas cuando apenas despertamos. Todo lo que amo del mundo está en esos ojos.

¿Puedo darte los buenos días con café y tostadas rellenas de besos? ¿Me aceptarías una dona cubierta de caricias?

Amor, te deseo un buen día. Hoy ya los noticieros dicen lo mucho que te extraño. Por favor, no me olvides. Piénsame de vez en cuando.