Poemas de Miguel Hernández

Aquí podrás encontrar una selección de los mejores versos y poemas de Miguel Hernandez, considerado uno de los máximos exponentes de la poesía española del siglo XX. Al final de la página podrás encontrar también una breve biografía sobre la vida y obra del poeta alicantino.

Poemas de Miguel Hernández en imagen

Haz clic en las fotos para ampliarlas. ¡No olvides compartir!

Antes de seguir con la sección de vídeos de poesías de Miguel Hernández recitadas (algunas con música), quizás te interese conocer algunas composiciones relacionadas que han realizado en este recopilatorio de versos de amor en frasesdelavida.wiki. Ahora sí, te invitamos a ver los siguientes vídeo-recitales de versos de este gran autor:

Versos de Miguel Hernández con frases

Poema Ilustrado de Miguel Hernandez: El Rayo que no Cesa

Miguel Hernandez- Nanas de la cebolla / J.M. Serrat

Elegía a Ramón Sijé de Miguel Hernández interpretada por Joan Manuel Serrat

Obra y biografía de Miguel Hernández

Miguel Hernández Gilabert fue un dramaturgo y poeta español nacido en Orihuela (Alicante) el 30 de octubre de 1910 en el seno de una familia humilde y criado en un ambiente de campo y naturaleza.

Es considerado como uno de los principales poetas del siglo XX, adscrito a la generación del 21 pero tradicionalmente relacionado con la generación del 36.

Infancia (1910 – 1925)

En su infancia más temprana no pudo acceder a estudios básicos, ya abandonó la escuela para desempeñarse como pastor de cabras, pero siguió aprendiendo de forma autodidacta, iniciándose en el género mediante la lectura de la poesía clásica española.

Unos años después, a la edad de nueve años, lo admiten en la Escuela del Ave María del Colegio Santo Domingo de Orihuela, donde estableció una fuerte elación de amistad con el también estudiante Ramón Sijé. Esta etapa duró poco: un año después abandonó el colegio para seguir ayudando a su familia en la fuerte crisis económica que estaban sufriendo.

En su poco tiempo libre dedica las horas a visitar la biblioteca del canónigo de la catedral de Orihuela, Luis Almarcha. Allí empieza a verse atraído por el teatro y forma, junto a otros amigos, un grupo de teatro, con el que realiza diferentes actuaciones en la Casa del Pueblo oriolana.

Sus primeras publicaciones (1925 – 1930)

El entorno natural, el patio de su hogar, las cabras, la huerta, el río Segura es la primera fuente de inspiración del joven poeta. En 1925 empieza a escribir a escondidas de su padre (al que no le gusta esta afición) en sus pocos ratos libres.

Los poemas  de Miguel Hernández fueron publicados en algunos medios locales como “El Pueblo de Orihuela” para posteriormente alcanzar medios provinciales.

El tipo de poesía que podemos encontrar en esta etapa es puramente mimético, en la que Hernández va creando su propia identidad personal y profesional mediante la lectura que ha realizado hasta el momento, compuesta en arte menor mediante octosílabos, heptasílabos y romancillos.

Junto algunos amigos como Ramón Sijé y los hermanos Fenoll forman el “Grupo de Orihuela”.

Sus primeros viajes a Madrid (1931 – 1936)

A finales del 1931 viaja a Madrid para conquistar la fama guiado por una serie de poemas y de recomendaciones, pero ningún medio le proporciona un trabajo, por lo que regresa a Orihuela. En 1933, conociendo los gustos literarios de la gente de la capital española, edita su primer libro: “Perito en lunas”.

Llegada la primavera de 1934 vuelve a realizar otro viaje a Madrid, consiguiendo en este un notable éxito y publicando “Quien te ha visto y quién te ve y sobra de lo que eras” en la revista “Cruz y Raya”. Se empieza a relacionar con grandes autores como Pablo Neruda, Vicente Aleixandre o Rafael Alberti.

En su regreso a Orihuela, en una notaría de su ciudad, conoce a Josefina Manresa y se formaliza su noviazgo. Este será el fruto de inspiración para una de sus principales obras: “El rayo que no cesa”.

En los años 1935 y 1936 se produce un punto de inflexión su vida: muerte su amigo Ramón Sijé, le dedica su “Elegía” y edita su libro de poemas “El rayo que no cesa” y acaba su ensayo teatral “El labrador de más aire”. En esta etapa, los versos de Miguel Hernández ya gozan de popularidad y este ya es un poeta hecho y de una calidad sublime.

Guerra Civil española (1937 – 1940)

Tras el Golpe de Estado en España de julio de 1936, se ve obligado a decidir por la República: decide luchas y este mismo año se incorpora al ejército republicano (Ejército Popular de la República). También su creación literaria se torna una forma de denuncia y un instrumento entusiasta de lucha silenciosa y desesperada.

Se incorpora como voluntario del 5º Regimiento y es enviado a crear fortificaciones en Cubas de la Sagra (Madrid). Después será trasladado a la 1ª Compañía del Cuartel General de Caballería y será nombrado Comisario de Cultura.

En mitad del conflicto consigue escaparse a Orihuela para casarse en 1937 con su prometida, Josefina Manresa.

Vive una vida agitada en el frente, lo que le ocasiona una anemia cerebral aguda, por la que, por prescripción médica, se retira a Cox (Alicante) para descansar y tratar el problema.

Esta etapa se puede ver puramente reflejada en sus obras “Teatro en la guerra”, “El hombre acecha” y “Viento del pueblo”.

En este periodo también nace y muere su primer hijo, Manuel Ramón y nace su segundo hijo, Manuel Miguel, influencias claras en sus obras “Cancionero y romancero de ausencias”, “Pastor de la muerte” y “Nanas de la cebolla”.

Cárcel y muerte (1940 – 1942)

A principios de 1939, el general Franco declara concluida la guerra y se produce una gran dispersión en el frente del Ejército de la República, Miguel Hernández intenta exiliarse cruzando la frontera portuguesa, pero es detenido y devuelto a las autoridades españolas.

Es encarcelado en varias cárceles españolas: Huelva, Sevilla y Torrijos en Madrid hasta que finalmente logra la libertad a mediados de 1936. Esta vez no intenta escapar y, motivado por el amor a los suyos intenta volver a Orihuela, donde es detenido y encarcelado otra vez.

Allí cae enfermo de tuberculosis pulmonar en ambos pulmones y el poeta se consume entre tos, hemorragias y dolores hasta morir el 28 de marzo de 1942 a los 31 años.

Media 5 de 2 votos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *