Poemas de sueños

Rafael Enrique Cárdenas
Rafael Enrique Cárdenas

Para evidenciar la necesidad de un paraíso imaginario, desde los tiempos más remotos de la humanidad, la especie humana a escrito poemas y canciones sobre sus sueños y anhelos, ese combustible que nos lleva de esperanza para levantarnos por la mañana y seguir luchando por lo que amamos.

Los sueños siempre han significado algo sumamente especial para nosotros los seres humanos. Siempre le damos un tinte sobrenatural y en ellos se ven reflejados tanto nuestros más anhelados deseos como nuestros más terribles miedos.

Hemos recogido algunos poemas de este tipo, y además, vamos a explicarte cómo componerlos por ti mismo; de manera que te queden espectaculares, si lees este artículo hasta el final te ayudaremos a pintar sueños en hojas de papel.

Poemas de sueños en imagen

Vídeos de poemas soñadores

«Los sueños – Antonio Machado»

«La vida es sueño – Calderón de la Barca (recitado por Feneté)»

¿Qué utilidad tienen los poemas de sueños?

No nos apresuremos y vayamos por partes, este tipo de poemas tienen distintas funciones, dependiendo en primer lugar del uso que le queramos dar, el más generalizado es el consumo propio, es decir, escribir para uno mismo, como si estuviésemos mirándonos en un espejo. Para darse aliento o para plasmar en un folio todas las ganas de volar en la vida que quizá en los momentos de flaqueza no abundan.

Si este es tu caso, la utilidad de escribir este tipo de poemas reside en la necesidad de expresarse. De poder explotar esas inquietudes internas, las cuales quieren gritar; pero que debemos saber darle forma al momento de exteriorizarlas.

Sin embargo, si es para compartir, para dedicar o para publicar, además de todo lo anterior, te va a servir para contar tus aspiraciones a los demás, mostrar ambición o modestia, impulsividad, hiperactividad o simplemente serena calma.

Esta elección la tomarás tú, aunque te recomendamos que si eres tímido te la guardes para ti y solo cuando estés seguro de que quieras compartirla lo hagas, al final un poema es como desnudar el alma, y no se enseña un alma desnuda a todo el mundo.

¿Puedo dedicar mi poema de sueños?

Por supuesto, todos los poemas pueden adaptarse para ser dedicados si así lo deseas. No es estrictamente necesario que el interlocutor sea tu “sueño”. Puedes contarle tus propios sueños intentando empatizar con los suyos, si los conoces.

También puedes centrar el tema en los sueños de los que dicha persona forma parte, por ejemplo:

  • Si es para una amiga: puedes decirle que quieres envejecer con ella, que quieres que sea la padrina de tus futuros hijos, que quieres siempre tenerla a tu lado como puto de apoyo o, si compartís trabajo, cuéntale tus ambiciones y proyectos que la incluyen.
  • Si es para un familiar: agradécele todos los sueños que te ha ayudado a cumplir, cuéntale los anhelos de crear una familia como la que has tenido tú, dile que le apoyarás siempre…
  • Si es para tu pareja: escribe sobre los hijos que te gustaría tener con ella, imagina líricamente tu boda, dibuja un futuro idílico e hipotético de lo que será vuestra vida.

¿Cómo puedo escribirlos?

Una vez elegido el destinatario, si lo hubiese, puedes empezar a trabajar los aspectos formales de tu poema, lo primero que tendrás que decidir es el tema del que tratará, nuestra recomendación es la abstracción, es decir, la creación de un futuro idílico en el que buena parte de tus sueños se cumplen.

O bien, puedes basarlo en la imaginación de un futuro menos optimista, aunque quizá quede más real, esto va a depender de la ambición de cada uno.

En cualquier caso, ensalza las virtudes de tu vida soñada, dibuja un futuro en el que merezca la pena vivir. Encuentra tu motivación más poderosa, aquella por la que recorrías muchos kilómetros descalzos, y deja que te guíe, deja fluir tus sentimientos a través de la pluma y que se vayan plasmando poco a poco en una hoja de papel, como el río que desemboca en el mar.

Si lo haces correctamente, harás a los demás soñar con poemas que tú mismo has escrito, creando la sensación de que eres una persona a la que merece la pena acercarse porque siempre desprendes ese tan buscado halo de esperanza.

Los verbales por excelencia para este tipo de poemas son los futuros, incluido el condicional, deberían ser los más usados durante toda la pieza, excepto en casos muy concretos, te recomendamos conocer en profundidad este tipo de verbos, si crees que no los conoces del todo bien, consulta la flexión verbal.

En cuanto a las figuras retóricas, puedes usar las que te plazca, no hay muchas ligadas a la abstracción, si bien es cierto que la hipérbole guarda cierta relación, aunque tampoco es estrictamente necesario usarla.

¿Qué formato le doy?

Nuestra recomendación es entregar tu poema de sueños en una carta escrita a mano, ya que así le conferirás un toque personal mucho mejor que escrita a ordenador, o máquina.

Si en cambio, debes realizar un poemario o tu poesía puede llegar a ser publicada, quizá sea mejor tenerla a ordenador para poder enviarla, pero eso no significa que no puedas conservar tu original a mano, muchos poetas y poetisas conservan cada poema escrito y publicado en un cuaderno, así siempre tendrán solo ellos el original, un pedacito suyo en papel.

Antes de empezar a escribir ten en cuenta que rara vez escribirás un poema de un solo tirón, por ello realiza diversos bocetos en “sucio” hasta que llegues a tener el poema acabado, una vez hecho pásalo a mano con buena caligrafía y dale un toque personal.

Por último, deberás elegir entre escribir tu poesía de sueños en verso o bien en prosa. Nosotros siempre recomendamos a los poetas más neófitos hacerlo en prosa, puesto que es mucho más sencillo de escribir y no vas a necesitar hacer requiebros extraños.

Si en cambio, te apetece expresarte en verso ¡Adelante! Prueba a mejorar tus estrofas y a darles cierta musicalidad, seguro que te acaba quedando un poema precioso.

Por último, si tu poema es para dedicar nosotros te recomendamos adjuntarle una rosa, o cualquier otro tipo de flor que puede variar en función de la relación que tengas con tu interlocutor. Al compartir un sobre con una carta dentro y una flor crearás la combinación perfecta para dar una imagen impecable de persona sensible.