Poemas para pedir matrimonio

Una de las formas más originales de pedir matrimonio es mediante la poesía, una práctica que sorprenderá a tu pareja y con la que será prácticamente imposible que te dé un “no” por respuesta. En esta web, te explicamos todo lo que debes saber acerca de los poemas para pedir matrimonio.

Poemas para pedir matrimonio en imagen

Haz clic en las fotos para ampliarlas. ¡No olvides compartir!

Versos para pedir matrimonio con frases

“Poema/canción para pedir matrimonio”

No es un poema para pedir matrimonio, pero vale la pena que lo veas 😉

¿Por qué utilizar poemas para pedir matrimonio?

Hay varias razones para utilizar poemas para pedir matrimonio. La primera de ellas es porque es algo original, y, de esta forma, tendrás muchas más posibilidades de que te diga que sí (aunque si de verdad estáis enamorados, te dirá que sí de cualquier manera).

Otra razón por la que utilizar un poema para pedir matrimonio es porque podrás emplearlo a modo de recuerdo de un momento tan bonito, y, cuando pasen los años, podréis sacarlo del baúl de los recuerdos y revisarlo, lo cual os ayudará a ver el momento en el que decidisteis juntaros por el resto de vuestras vidas.

Una última razón para escribir poemas para pedir matrimonio es que te ayudará a no pasar tantos nervios. Al fin y al cabo, si quieres declararte a alguien, y dependiendo de lo vergonzoso que seas, puede que te dé reparo hacerlo sin tener nada previsto.

Teniendo el poema escrito por adelantado, cuentas con la ventaja de que, lo recites o no, siempre será más fácil hacerlo y dejar claro qué es lo que quieres, algo que seguro que tu pareja agradecerá aunque implique un poco menos de espontaneidad por tu parte.

¿Qué extensión deben tener?

La extensión de los poemas para pedir matrimonio depende, en gran medida, del momento en el que pretendas entregarlo o recitarlo.

Como puedes suponer, no es lo mismo recitar el poema delante de mucha gente en un restaurante, que a solas en casa. En el primer caso, preferirás uno corto, tanto por tu bien como por el de tu mujer (a nadie le gusta pasar esa vergüenza que supone ser el centro de atención, aunque posteriormente se vea como algo bonito), pero, en el segundo caso, puede que te interese uno más largo.

En cualquier caso, debes tener presente que cada opción tiene sus ventajas y sus desventajas.

En el caso de escribir un poema corto, tiene la ventaja de que te llevará menos tiempo hacerlo, y que, además, será más difícil que te equivoques, porque escribes una menor cantidad de palabras. Sin embargo, las desventajas que tendrás son que no podrás expresar todo lo que quieres (a no ser que tengas una gran capacidad de síntesis), y que puede que tu futura mujer se quede con ganas de más.

La otra opción es escribir un poema para pedir matrimonio largo. En este caso, te llevará más tiempo escribirlo y correrás el riesgo de que cometas más faltas o digas algo que no deberías. Sin embargo, tienes la ventaja de que puedes expresarte libremente, lo que probablemente agradezca tu mujer, y que no tendrás que hacer demasiados esfuerzos por sintetizar lo que tratas de decir.

En cualquier caso, la decisión es tuya, y deberás elegir dependiendo de esas ventajas y desventajas y del momento en el que vayas a entregar el poema, tal y como ya hemos comentado.

¿Con qué características debe contar?

Los poemas para pedir matrimonio, por lo general, deben utilizar recursos que llamen a la emotividad, pero no sobre temas genéricos como lo guapa que es ella, lo bien que lo pasáis juntos o cuanto la quieres.

Una petición de matrimonio es algo que implica acción, y por ello es preferible que en el poema también se refleje esa acción. Es por eso que te recomendamos que hagas referencia a anécdotas concretas que hayáis pasado juntos, tanto buenas como malas.

De este modo, ella irá pensando en esos momentos tan bonitos y, finalmente, se dará cuenta de que quiere pasarlas durante el resto de su vida junto a ti, y te acabará dando el sí cuando acabes de recitarle el poema (o termina ella de leerlo).

Por supuesto, termina el poema pidiendo su mano, para que no quede duda de lo que estás haciendo con esa poesía.

Conclusiones sobre las poesías para contraer matrimonio

Para terminar, quiero hacerte algunas recomendaciones para que todo lo que rodea al poema sea fantástico.

En primer lugar, ten en cuenta que el momento de entregar el poema es tan importante como el contenido del mismo, y más todavía cuando lo que estás haciendo es pedir la mano en matrimonio. Por ello, asegúrate de que el momento sea fantástico.

En segundo lugar, guarda el poema a buen recaudo, ya que, como hemos señalado, será un recuerdo emotivo de un momento tan especial. Un recuerdo del que carecen la mayor parte de parejas, por cierto, ya que no todas son tan originales como para pedir la mano en matrimonio a través de una poesía.

Por último, y al hilo de lo anterior, te recomiendo que escribas el poema a mano, ya que, cuando escribimos a mano, transmitimos mucho mejor los sentimientos. Cada trazo refleja un poco cómo nos sentimos en el momento de escribir, y eso, de forma inconsciente, se siente cuando se va leyendo el poema.

Como ves, los poemas para pedir matrimonio son una de las mejores formas para decirle a tu pareja que quieres casarte con ella. Conseguirás que se emocione como nunca y, en consecuencia, te dará un sí por respuesta tan pronto como te escuche recitarlo.

Media 4.4 de 46 votos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *