Poemas graciosos

Rafael Enrique Cárdenas
Rafael Enrique Cárdenas

A menudo compartimos por las redes sociales frases y poemas graciosos que nos ayudan a desconectarnos por un momento de la realidad.

Es grato recibir un poema que nos haga reír a carcajadas que liberen endorfinas en nuestro organismo produciendo un efecto analgésico y reconfortante, además de ser una herramienta efectiva cuando se trata de romper el hielo y dar el primer paso que nos garantice triunfar en nuestras conquistas amorosas.

Ya lo dice el dicho, el truco está en hacer reír hasta que se olvide que no eres bien parecido.

Las personas que se preocupan por crear relaciones sanas y agradables constantemente están haciéndonos reír con frases ocurrentes relacionadas con alguna situación común. ¡Larga vida para ellos!

Si cuentas con un amigo que tiene este don, ¡consérvalo!

Y si en cambio eres tú el integrante del grupo que disfruta de la comicidad, te recomendamos revisar este post si deseas ampliar tu repertorio de poemas graciosos para que puedas continuar siendo motivo de risa entre tus amigos.

Poemas de risa

Existe una antigua creencia de que el humor es una forma de inteligencia, porque nos ayuda a ver el mundo desde una perspectiva mucho más placentera, incluso cuando sufres por amor, no hay nada mejor que reírte de las barbaridades que eres capaz de hacer.

El humor nos ayuda a crear el hábito de tomarnos las cosas con calma sin dejar de ser reflexivo, ya que podemos valernos de la ironía, el absurdo, aunque las preferidas por muchos sean las frases y mensajes subidas de tono, en fin, hay para todos los gustos.

La risa y la espontaneidad serán tus mejores aliados si tu objetivo es seducir a una persona, apuesto que jamás pensaste que algo tan serio como el amor podría comenzar de la manera más divertida.

Así que no pierdas la oportunidad de conquistar a todos, si no es por tu sonrisa, al menos que sea por la que provocas en ellos con tus chistes y poemas de risas.

Que me alcanza la edad – Felipe Antonio Santorelli

Es muy común jugar y que nos jueguen bromas por los efectos del paso del tiempo. Verdaderamente, a algunos de nosotros el tiempo nos trata bien y a otros no tanto, lo cierto es que todos vivimos una carrera particular con el tiempo, esperando que se canse de perseguirnos y nunca nos alcance, mientras eso ocurre, recitar junto a nuestros amigos estos versos puede ser motivo de muchas risas.

No se apresure, caballero,
¿A dónde va tan raudamente?
¿Qué es lo que usted tiene en mente,
Para correr con tanto esmero

No me moleste, ando apurado,
pues tengo tanta, mucha prisa,
y aunque pudiera causar risa,
no debo sentirme cansad.

No existe ninguna novedad
y a nadie he pedido visa,
¿por qué camino tan aprisa?
¡para que no me alcance la edad!

Amada muerte – César Moncayo

Que de la muerte también nos podemos reír sin temor alguno. Existe una creencia popular que dice que la muerte es una señora muy seria que se espanta con la felicidad y la risa.

Como no es posible comprobar la veracidad de tal afirmación, no está de más mover un poco las mandíbulas haciendo mofa a la muerte para que espante por otra temporada.

La muerte es una enamorada desquiciada
que me ha perseguido toda la vida.
Le da por odiarme las veces que miento,
y la dejo plantada en alguna aventura.
La observo de cerca y a veces, me gusta;
por vivir su muerte como yo quisiera.
Sin tantas rutinas,
Sin pensar en riesgos,
sin incertidumbres,
sin ningún recuerdo.

Es enemiga de los cobardes y es amiga de los vicios.
Si no fuera tan tímida: la enamoraría.
La enseñaría a bailar, aunque no sepa hacerlo.
La enseñaría a besar, aunque me robe el alma.
La enseñaría a reír, sin que su risa espante.
La enseñaría a volar, en cada orgasmo.

Pero hay algo de la muerte que no me gusta:
es una celosa, impulsiva y posesiva.
Me pide serle fiel, por los siglos de los siglos,
habiendo tanta reencarnación tentadora.

Poesías graciosas

La rima aporta sonoridad al poema, es por eso que las poesías graciosas son tan efectivas al momento de leerlas.

Pero no por eso significa que sean un tema fácil de abordar, por lo que es mejor valernos de esos autores que con gracia y encanto, nos han regalado la sutil armonía de una grácil composición.

Como género literario, aunque gracioso, un poema puede ser epicentro y punto de partida para la reflexión, ya lo dijo algún poeta: la poesía que me gusta es aquella que me hace reír cinco segundos y pensar cinco minutos.

No existe nada, absolutamente nada en la vida que nos prive de la risa para siempre.

El humor es un maestro que nos enseña, de muy buena manera –vale decirlo- que un alma optimista puede cambiar el mundo. La risa nos desconecta de las preocupaciones y nos introduce en un mundo posible, si somos capaces de ver a nuestro alrededor, lo simple y alegre que puede resultar la vida.

¿Dónde está? – Miguel García

Porque para muchas personas, el celular ha dejado de ser una herramienta para convertirse en una extensión de la mano. Es el centro del universo, el polo magnético que hace girar todas las cosas posibles.

Miguel García logra retratar el sufrimiento y el caos que se apodera de nuestros amigos cuando no encuentran su teléfono, una escena conmovedora para los que hemos vivido el trágico espectáculo de ver a nuestros amigos sin su preciado tormento.

Se ha perdido mi sustento
balance de mi armonía;
donde ser fue la vida mía,
la serenidad y el tiento.

En un desorden total,
mi centro, la capital;
como tomar el rumbo,
donde estará mi mal.

¿cómo salir de este pozo?
¿Cómo saber de mi lugar?
Por fin, mucho es mi gozo
¡ya encontré mi celular!

Ojos de sapo – Anónimo

El anonimato es un lugar común cuando de poesías graciosas se trata. Pero tú puedes estar en el foco de atención de una persona, si con tus atenciones vas ganando su cariño. Que tus amigos, tu pareja, o algún familiar despierten con un mensaje que les haga reír, no tiene precio.

Ojos de sapo
patas de rana
que tengas suerte toda la semana,
alas de murciélago
pelos de lombriz
que hoy y
siempre seas muy feliz.
Cuerno de hipopótamo,
fuego de dragón,
que nadie hiera tu corazón.
Diente de culebra,
hueso de chucho,
nunca olvides que te amo y
que te quiero mucho.

Poemas chistosos cortos

Nada más efectivo que enviar un poema chistoso en un mensaje de texto. Muchos prefieren los mensajes de textos que los vídeos por estar en la oficina o en otro lugar en el que deban tener el teléfono en silencio.

Este detalle, además de sacarnos de la rutina permite una especie de complicidad que será motivo de conversación en un momento más apropiado.

Existe una relación implícita entre la risa y la confianza, es fácil ver con buenos ojos a aquella persona que nos provoca una buena carcajada.

Bien sea para felicitar a un ser querido por un logro obtenido, un ascenso, un título, etc. el humor siempre es la mejor opción.

Momentos especiales como las despedidas de solteros son ideales hacer gala de nuestro ingenio e inventarnos un poema que logre recordarles a nuestros amigos que son afortunados de detenernos dentro de sus amigos.

Aquí algunos poemas chistosos que puedes utilizar:

Eres guapo y elegante
eso cualquiera lo nota
lo único que te pido
es que se te quite lo idiota.

¡Cuando des un beso,
no lo des en la mejilla.
dalo en la boca
y verás qué maravilla!

Versos cómicos

Los versos son oraciones independientes que están dotados de ritmo y rima y si además de ello su mensaje es tan gracioso que logra hacernos reír, ¡bendito sea!

Este tipo de verso es muy común por su facilidad para provocar carcajadas a granel.

En su mayoría son textos repletos de ironía que dicen exactamente todo lo contrario a lo que exponen. Son los predilectos para hacer bromas que resalte alguna característica, atributo o defecto de la persona a la que van dirigidos.

Entre compañeros de estudio suelen ser muy comunes, ya que se es con ellos con quienes compartimos la mayor cantidad de tiempo. Aunque un poco crueles, los versos cómicos contribuyen a fortalecer los lazos de amistad y confianza entre quienes los comparten.

No pierdas la oportunidad de multiplicar la alegría y la felicidad que el mundo necesita, comparte estos versos cómicos con todos tus contactos.

Anoche soñé contigo – Anónimo

Tener sueños húmedos no siempre puede ser tan divertido, lo que sí es motivo de risa es la complicidad que puede esconder un poema que sugiere mucho más de lo que dice, y de la manera más efectiva y peligrosa que conoce el alma humana: a través del humor.

Anoche soñé contigo
soñaba que me besabas
y cuando desperté
era el gato que me lengüeteaba.

Poemas divertidos para bromas

La razón de jugar una broma a través de un poema, es hacerle saber a esa persona que es especial para nosotros, a pesar de reírnos a expensas de ella.

Nuestro grupo familiar son el blanco perfecto para llevar a cabo bromas que nos maten de la risa en los cumpleaños, viajes o momentos que compartimos junto a ellos. El amor por los hermanos es incondicional, y como soportan todo, nos valemos para jugar bromas que recordarán por siempre.

Quien no se ha valido de una ocasión para gastarle una broma a un hermano haciéndole creer que es adoptado, o como defensa ante la protección que nuestra madre les da, en especial a nuestros hermanos mayores.

Estos poemas te servirán para hacer un par de bromas que les harán reír a propios y extraños:

Y ahora un poema – Anónimo

Nuestros hermanos son el blanco preferido para asestar nuestras bromas. Cuántos de nosotros no hemos pasados incontables momentos que luego se convierten en motivo de los más graciosos comentarios en las reuniones familiares, o en cualquier evento que congregue a esas personas que nos hacen más amena la vida, nos entienden, y son los cómplices perfectos de todas nuestras travesuras, sin importar nuestra edad.

Y ahora un poema
Hermano querido
hermano adorado
hoy quiero decirte
que eres adoptado.

Sin titubeos – Gonzalo Fragui

En la risa no hay espacio para la tristeza, ni para el odio, ni para el resentimiento. Es por eso que ella logra sacar lo más genuino que habita nuestro ser y que generalmente presentamos al mundo con la sonoridad propia de una carcajada. Todo lo que involucre al ser humano, puede ser visto y entendido desde el humor y la gracia. ¡Hasta el sexo!

Le preguntaron al poeta:
¿Cómo le gusta el sexo?
Respondió sin titubeos:
Oral y por escrito.

La risa tiene la cualidad de crecer cuando se comparte, al igual que el amor; y es que la risa es su cara divertida. Es nuestro deber sagrado y supremo predicar el humor y el amor por el mundo a manos llenas, en una declaración de humanidad contra la tristeza. La poesía y el humor son dos grandes aliados de los que no debes prescindir.